El CiEF participa en la edición 2018 de FotoMaracaibo con la exposición “En Ningún lugar”.

El fotógrafo, decía Bill Brandt, debe lidiar con el gran problema de tener que tener, o colocar, enfrente aquello que desea registrar. A diferencia del resto de las artes visuales, la incorporación de la memoria, las visiones interiores o las sensaciones debe resolverse a través de operaciones extra-fotográficas, como la intervención. Ese es el territorio en el que el trabajo de Ana Ibarra se encuentra: luchando contra una irrefrenable necesidad expresiva, apelando al fragmento y la cortante sutileza con la que este nos remite a la ausencia.

El trabajo de Ana tiene otras virtudes nada menores. Por una parte esa maravillosa posibilidad de ser asimilado en diversos niveles, de acuerdo a la posibilidad o interés del espectador. Así “En ningún lugar” puede ser una hermosa experiencia estética y, a la vez, una intensa interpelación emocional, dependiendo de hasta donde nos queramos aventurar. Igualmente Ana, en conjunto con Laura Morales y Pedro Quintero, han ideado diversos mecanismos de entrega: la Exposición, el Catálogo digital y el Fotolibro. Estos formatos no son meros cambios de soporte sino verdaderas reinterpretaciones visuales, que convergen en un único sentido. 

Para el CiEF es un orgullo presentar este trabajo de Ana en la edición 2018 de FotoMaracaibo, no sólo porque Ana ha sido una de nuestras estudiantes más consecuentes, sino porque su trabajo, en el contexto actual de nuestro país, tiene una pertinencia innegable. Con Ana nos sentimos no sólo representados como escuela en el terreno estético, sino sobre todo por la dimensión humana que ella, como autor, irradia con su obra.

Categorías: Exposiciones