Alexis Pérez Luna

Fotógrafo venezolano, nace el 3 de diciembre de 1949. Su padre español es de quien hereda el placer de viajar y conocer nuevos lugares, por otro lado, su madre francesa es quien lo envuelve en un mundo artístico relacionado con la fotografía. Comienza como aficionado así que sus primeras imágenes eran escenas familiares y de viajes que realizaban constantemente. A pesar de tener conocimientos fotográficos hasta ahora no había tenido una educación formal como fotógrafo. En 1962, junto a su hermana, se muda a Caracas, decididos a dejar el campo, y es entonces cuando conoce a dos vecinos de su mismo piso Joe Favry quien era vendedor de fotografía, y su otro vecino, Vázquez Dissian dueño de un foto estudio, se convirtieron en la primera educación sobre la fotografía que tuvo Alexis, pero por los momentos se mantuvo como un estudio autodidacta y de una manera informal.

En el año 1963 es cuando empieza a tener un trato superior y con más conciencia de la fotografía, al publicar para el periódico escolar mural Orbita 100 en el liceo Andrés Bello de Caracas. Durante un tiempo estudió Economía en la Universidad Central de Venezuela, pero en 1968 decide que esa carrera no le gustaba y la abandona.

La entrevista realizada por Tomas Rodriguez Soto y Kelly Martinez para el libro la colección Armando Reverón, se le hace la pregunta de si recordaba las primeras fotos que hizo que le impresionaran, a lo que él contestó:

“Sí, justo en la época del liceo Andrés Bello, en un viaje con el Centro Excursionista, subiendo por El camino de los Españoles hacia la montaña. Recuerdo unas fotos que hice, que me impactaron mucho, de unas cuevas y unos campos de girasoles. Eran unos girasoles a lo Van Gogh. Esas fotos se perdieron ya no las tengo.” 

Por estos tiempos consigue trabajo como fotógrafo en Papel Literario de El Nacional, una sección cultural dirigida por Luis Alberto Crespo, el trabajo se convirtió en uno de los más gratificantes, ya que como él mismo expresa, durante una entrevista realizada por Mílitza Zúpan en el 2006, los fotógrafos en otras secciones son muy maltratados, en el sentido de que sus imágenes son recortadas y encuadradas, siendo un escritor quien dirigía la sección eran muy respetuosos y daban toda libertad de expresión, entendiendo que su trabajo fotográfico está muy vinculado a las causas sociales Durante la universidad en paralelo hizo un curso en el ministerio de educación, estudia entonces laboratorio, y no es hasta 1969 que entra en el instituto de diseño Neumann, en el que él considera que tiene un verdadero aprendizaje, diría yo que no solo para la fotografía, sino también para la vida. Entra como asistente de José Sigala, profesor del instituto, y al que Perez Luna se refiere, en una entrevista realizada por Tomas Rodriguez Soto y Kelly Martinez para la colección Armando Reverón, como una persona con un carácter complicado con el que chocaba muchas veces, lo que lo obligó a estudiar, a aprender y a dudar de todo lo que le decían.

Para el año de 1971, viaja a Nueva York a estudiar en el International Center of Photography durante un año, y en donde se sentía a gusto de estar por su acercamiento a la fotografía de denuncia con la exploración de los trabajos de Lewis Hine y Jacob Riis. Luego de esto su formación sigue creciendo al conocer a los del Grupo Cobalto: Manuek Espinoza, Abilio Padrón, Jesus Enrrique Guéde, Régulo Pérez y otras personas más que lo integraron al taller en la antigua casa del Ateneo de Caracas, su posición político- artista se fue conformando en una lucha entre el placer y el deber, siendo el deber, en aquel tiempo, superior, través de sus trabajos de denuncia.

Uno de sus trabajos más importantes y por el que da como resultado un libro, es Venezuela Desnutrida, un trabajo que empieza en 1973 y culmina en 1977, estimulado por una de las tantas conversaciones que tuvo con el pediatra Enrique Pérez Guainipa, director general del hospital J. M. de los Ríos, en el cual se refleja una denuncia hacia la desnutrición infantil de los hospitales psiquiátricos. Teniendo estas denuncias una clara relación entre lo que es la fotografía humanitaria con la fotografía política, porque si bien el propósito es abogar por los derechos humanos, estas podrían tener soluciones políticas. A partir de esta experiencia surgen otras completamente ligadas a una visión politizada, comprometida con la humanidad, tales como Los Gitanos, en donde convive con un grupo de gitanos en Madrid y por la que tiene su primera exposición individual en el instituto diseño de Caracas en 1974, para 1975 1vuelve a tener otra exposición individual con imágenes del subdesarrollo en la Universidad de los Andes, en donde hace una investigación documental en la colina psiquiátrica de Nirgua,  otros trabajos como “Marginalidad y educación”, “la incomunicación, “parques infantiles”, “Nicaragua” una vivencia con Ernesto Cardenal, entre muchos otros más.

Pero esta no es la única faceta que nos presenta Alexis Pérez Luna, sin dejar de ser un fotógrafo destacado en lo documentalista, tiene cierta destreza poética para mostrarnos el mundo y sus pensamientos a través de su lente. Lo que fue un ideal político se ha ido transformando hacías otra dirección. Es en 1986 que tras experiencias personales y artísticas abandona la fotografía de militancia por la fotografía del placer. Alexis Pérez Luna para la entrevista de la colección Armando Reverón:

“Hay una forma de fotografiar, de componer, de buscar el momento, que es muy personal. Es darle a la fotografía otra función comunicativa, que no sea vista solamente como un registro documental o periodístico, sino como algo hecho con un ojo con un carácter, una formación y un bagaje cultural.”

Se muestra como un artista que comprende la belleza por doquier, y a mi parecer lo demuestra de una manera muy sencilla, puesto que gran parte de su obra fue expuesta de manera de calendario, dado que uno de los principales pensamientos de Pérez Luna era que el arte debía llegar a todas las zonas posibles, estar al alcance de las personas en cualquier momento. Registrar la memoria de un país, sus calles, las personas, gestos, atmosfera, edificios, costumbres, paisajes, entre otras cosas, el poder visualizar sus imágenes en un futuro y recordar es lo que lo motiva en la transformación.

Uno de los géneros por los que más se siente atraído es el paisajismo. En 1990 obtiene una tercera mención en el concurso Luis Felipe Toro por la serie Paisajes de Ausencia, y por lo que el mismo autor se refiere de ella diciendo que las ausencias y nostalgias son las únicas cosas realmente nuestras, aunque no sepamos muchas veces su razón, ni su origen. No es extraño que con esas palabras, indique que otro género que le atrae son los retratos desde un punto de vista en particular. Entrevista para colecciones Armando Reverón:

“Sí, el retrato- Como decía Paul Strand- tiene que estar en relación con un contexto. Si es el del retratado, mejor. Si no, un ambiente que el fotógrafo cree. Parece que parte de las razones por las que los fotógrafos hacen fotos es por una necesidad de recopilar historias, anécdotas, cuentos; pero sobre todo imágenes que uno no quiere que se escapen, que uno quiere para sí, porque tienen que ver con uno. ¿Recuerdas cuando decía, que la fotografía era un espejo con memoria. Cuando uno fotografía algo es porque de alguna manera ya lo vivió, lo sintió, lo imaginó, lo compuso. Todo está ahí. Imagínate la cantidad de imágenes que aun no han encontrado su representación real, que están en lista de espera. Es como si te dieran la lista de espera y dijeras esta me gusta”

Complejo y simple de entender a la vez, al hablar de sus retratos, de alguna u otra manera estas personas se vuelven más unos personajes sometidos a su visión, algo que para él se vuelve totalmente subjetivo y autobiográfico “Todo lo que uno plasma es como una excusa para decir más de un mismo que de la otra persona”

En 1995 Comienza su trabajo fotográfico con la población de San Sebastián de los Reyes, trabajo que realiza junto a Sebastián Garrido y Vladimir Sersa y por el que se realiza un exposición colectiva y posteriormente se difunde como calendario para 1999 y del que Esperanza Vera escribe “Este calendario nos permite contemplar el siglo que concluye a través de la mirada tierna del niño que lucha dentro de Alexis Pérez-Luna por conservar y compartir el recuerdo de su infancia rural. También surgirá la muestra individual La otra claridad de San Sebastián de los Reyes”

Para el año 2001 publica otro de sus conocidos calendarios llamado “Chalupas, Yolas, Caiques, y otros Navíos” tratando un tema común de las embarcaciones varadas con la proa hacia tierra como símbolo de llegada y estabilidad, de una manera absurda, y desconcertante Durante este periodo se dedica a la docencia en la escuela de Roberto Mata, pero se retira al tiempo para viajar nuevamente y recobrar memorias de países, viaja por primera vez a Marrueco y empieza un reportaje sobre la vida por ese país. Para el año 2006 es publicado un libro antológico con sesenta de sus mejores fotos tomadas en Venezuela y en el mundo, por la editorial El perro y la Rana, libro que recibe el premio nacional del libro. En el 2007 da el paso para la compra de una cámara digital, cosa que marca una nueva etapa en su vida junto a la oportunidad de viajar a África y así experimentar con el color, lo que produce en él un extraño filtro policromático lleno de emociones. Es entonces cuando las cámaras analógicas quedan de lado y así como obtiene un gran manejo e importante trabajo del color.

Entrevista de la colección Armando Reverón:

“¿Qué le recomendarías a los jóvenes fotógrafos, a los que están iniciando, que les sirva para desarrollarse y crecer? 

Que fotografíen mucho, con sinceridad, con ingenuidad, con afecto. Que estudien que vean pintura, que lean no solo sobre fotografía… pero sobre todo que fotografíen mucho. El camino les dirá si eso es o no es. Que lo hagan con amor, con pasión… y que busquen otra manera de mantenerse para que les permita hacer fotografías durante mucho tiempo. Eso ha sido para mí no solución fantástica. Me ha permitido hacer fotos. He visto muchos fotógrafos perderse tratando de sobrevivir dejando de lado sus proyectos.”

Bibliografía:

Biblioteca de fotografía venezolana, 2 Alexis Pérez Luna, Colección Armando Reverón. (Entrevista con Alexis Pérez Luna, 23 de Juni de 2006)

Biografía y cronología:

(http://www.alexisperezluna.com/index.php?ref=13&b#3) Sobre la importancia de la memoria visual – Alexis Pérez-Luna

(Entrevista por Mílitza Zúpan) : http://rmtfccs.blogspot.com/2013/08/sobre-la-importancia-de-la-memoria.html

 

Selección de la obra de Alexis Pérez-Luna: Alexis Pérez luna presentación PDF

 

Josselin Chalbaud